ES_HEADER_10.01-02.png

La conductora de Austin Carole comparte su historia de 4 años manejando con Lyft

Carole de Austin ha estado manejando con Lyft desde junio de 2014. "Desde los días del bigote rosado peludo", dice riendo. 

El trabajo le queda bien desde el principio. No experimentó la ansiedad de compartir su auto con extraños que tienen algunos conductores nuevos. "Tengo una personalidad tejana muy bella", dice. "Mira, no sólo me encuentro con extraños, les doy la mano y les hago sentir bienvenidos."

A Carole le encanta la emoción (y las abundantes tarifas) de manejar con Lyft durante los eventos de Austin como el festival anual South by Southwest, y está feliz de servir como embajadora cultural de su ciudad, compartiendo los puntos de referencia y recomendando sus lugares favoritos a los visitantes.

Sólo hay unas pocas cosas que Carole desearía que hiciera de manera diferente cuando estaba empezando. 

¿Su primer consejo? Sé estratégico con respecto a las paradas y planifica con anticipación. Austin puede ser famoso por su barbacoa y sus tacos de desayuno, pero comer en el camino literalmente se come sus ganancias. "No gasto mucho dinero en restaurantes cuando estoy manejando", dice. "Llevo una pequeña nevera para tener siempre meriendas sanas." 

También recomienda que los nuevos conductores asisten a las reuniones locales de conductores de Lyft. "No participé en los eventos grupales durante más de un año, porque pensé que serían cursis", dice. "¡Pero no era nada cursi! Conocí a gente de mi misma opinión, obtuve buena información e hice buenos amigos".

En la actualidad, incorpora a su jornada laboral las visitas a los amigos de Lyft que ha hecho en eventos grupales. "Nos reunimos en las mesas de picnic, intercambiamos algunas historias y luego volvemos a manejar", dice Carole. "Es como un juego en el que todos esperamos a ver quién recibe el primer pedido de viaje".

¿Qué quisieras haber sabido cuando empezaste a manejar? Cuéntanos en lyft.com/stories.