01_Digest_Image_Header_1206_Spanish2@2x.png

¿Eres nuevo manejando con Lyft? Aquí te contamos cómo José superó los nervios en su primer viaje

José de Chicago todavía recuerda lo aterrorizado que estaba cuando recogió a su primer pasajero. 

“Una vez que me aprobaron, me tomó tres días completos armarme de valor para finalmente encender la aplicación”, comentó. “Cuando recibí mi primera solicitud de viaje, mi corazón comenzó a latir como loco y mis manos temblaban. La tembladera empeoró cuando llegué a la casa del pasajero. En un comienzo, no lo vi... ¿debo llamarlo?”

Hoy, José es un conductor experimentado que ha hecho más de 15,000 viajes. Pero nunca se le han olvidado esos primeros nervios. Como ocurre con muchos conductores primerizos, la idea de interactuar con un completo extraño lo llenaba de ansiedad. 

José antes trabajaba como gerente de bodega así que estaba acostumbrado a hablar con las mismas 10 personas todos los días. Tampoco tenía idea del nivel de interacción que debía mantener con los pasajeros. ¿Debía ser serio y formal, como los conductores de limusinas o choferes que pasean por doquier a los millonarios en las películas?

El primer pasajero de José encontró el auto, y la tembladera comenzó a ceder. Pero todavía se sentía incómodo. 

“¡Hay un extraño sentado junto a mí!”, pensó. 

Así que José se forzó a sí mismo a romper el hielo. 

“Le dije: hola, ¿cómo estás?” Esta es la primera vez que hago un viaje con Lyft”, recuerda José. “El pasajero me dijo que para él también era su primer viaje Lyft. Ambos reímos porque nos dimos cuenta de que los nervios eran mutuos.” 

Después de eso, las cosas encajaron para José. Renunció a su trabajo matutino después de tres meses para manejar a tiempo completo, y pronto fue evidente que el establecer conexiones con los pasajeros era la parte más satisfactoria de su trabajo. Ahora, cuando se toma un descanso de manejar, se da cuenta de que realmente extraña conocer a nuevas personas todos los días. 

“Para mí, no saber quién se va a subir en el asiento trasero es la cosa más emocionante”, comenta José. ”Cada vez que escuchas ese pequeño sonido de pedido de viaje, es una aventura”.

Actualmente él asesora a otros conductores, y tiene varias ideas clave que está ansioso por compartir: Sé paciente. Aprende el trazado de tu ciudad. Busca grupos en línea o foros en donde puedas comparar notas con otros conductores de Lyft. Motívate fijando objetivos específicos, como pagar una tarjeta de crédito o cubrir un gasto mensual como la renta o el pago del auto. 

Pero la lección más importante, según José, es aquella que aprendió en ese primer viaje. 

”Estaba tan asustado de decir algo inapropiado y hacer de la experiencia algo extraño e incómodo”, añadió. “Pero lo único que tenía que hacer era ser yo mismo”.

¿Qué hubieses deseado conocer en tu primera semana? ¡Cuéntanos!